Una conciencia Limpia para Servir a Dios

By May 5, 2016Blog

Una conciencia Limpia para Servir a Dios
Hebdreos 9:1-14
En el libro de Hebreos hemos aprendido que aunque el sistema sacerdotal de Aarón le daba al hombre acceso a Dios; no era perfecto, en cambio Cristo nuestro Sumo Sacerdote, nos da acceso con confianza a la presencia de Dios. La meta de la Palabra es conocer al Padre y al Hijo a través del Espíritu Santo. Esta carta no es sólo para conocer los ritos del Antiguo Testamento sino para conocer al Dios con el que nos relacionamos todos los días.
• v.1-6 El autor, inspirado por el Espíritu Santo empieza a describir como era el Tabernáculo terrenal, tanto sus elementos como las funciones que se llevaban a cabo en cada parte, con el propósito de que sus oyentes comprendieran, que todo eso era sólo un reflejo de las cosas celestiales.
En el v.9:5 dice: “de las cuales cosas no tenemos tiempo ahora de hablar en detalle.’ Él autor quiere ir al punto principal del Tabernáculo, lo cual es el poder de la obra de Cristo.
v.7 “pero en la segunda parte solo el sumo sacerdote, una vez al año, no sin sangre la cual ofrece por sí mismo y por los pecados de ignorancia del pueblo.”
La sangre que se ofrecía en este sacrificio anual era para mantener limpios a los israelitas y también para protegerlos de juicio por sus pecados diarios.
El sacerdote tenía que presentarse con sangre incluso por los pecados de ignorancia del pueblo. Estos pecados eran los que se cometían por equivocación y aun por debilidad, eran diferentes de los pecados voluntarios por rebeldía o soberbia Números. 15:30-31 “Mas la persona que hiciere algo con soberbia, así el natural como el extranjero, ultraja a Jehová; esa persona será cortada de en medio de su pueblo. 31 Por cuanto tuvo en poco la palabra de Jehová, y menospreció su mandamiento, enteramente será cortada esa persona; su iniquidad caerá sobre ella.” También Hebreos 10:26 lo expresa “Porque si pecáremos voluntariamente ya no queda más expiación por el pecado…” Una cosa es un tropiezo en la persona que ha nacido de nuevo y otra cosa es el pecado deliberado en el inconverso.
v.8 “Dando el Espíritu Santo a entender con esto que aun no se había manifestado el camino al lugar santísimo entre tanto la primera parte [fase] del Tabernáculo estuviese en pie.”
El que los sacerdotes ministraran en este santuario terrenal es un mensaje en el que el Espíritu Santo nos está dando a entender que aún no se había manifestado el camino perfecto al lugar santísimo el cual es Cristo.
v.9 “Lo cual es símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto.”
Las ofrendas y sacrificios eran ritos que apuntaban a Cristo pero no tenían el poder para limpiar el interior del hombre.
La conciencia es un mecanismo que Dios dejó en nuestro interior para protegernos de destruirnos y de pecar contra Él. Romanos 2:15 “mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos.’ Es una especie de ‘juez interior’ cuya base es la ley de Dios.
Puede ser que nuestra conciencia no nos reprenda pero eso no nos justifica 1 Corintios 4:4 “aunque de nada tengo mala conciencia, no por eso soy justificado;”
v.10 “Porque consistía de comidas y bebidas, de diversas abluciones (lavamientos) y ordenanzas en cuanto a la carne, que solo habían sido impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas.”.
Ninguno de esos ritos eran definitivos, se habían ordenado hasta el tiempo de implementar lo que sí tenia poder para perfeccionar la conciencia.
El Padre quiere que tengamos una conciencia limpia al acercarnos a Él para servirle.
¿Cómo es que se limpia la conciencia de obras muertas? Por el acto legal que llevó Cristo a cabo en los lugares celestiales; cuando hemos confesado nuestros pecados, ni el diablo ni aún nuestra conciencia tienen porque seguir atormentándonos ni condenándonos. 1 Juan 1:9-2:2b “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad… Pero si alguno peca, tenemos ante el Padre a un abogado, Jesucristo, el Justo. 2 Él es el sacrificio por el perdón de nuestros pecados…”
v.11 “Pero estando ya presente Cristo Sumo Sacerdote de los bienes venideros por el mas amplio y mas perfecto Tabernáculo no hecho de manos, es decir no de esta creación…”
¿Cuáles son los bienes venideros que Él administra? El perdón, el acceso completo a Dios y el cielo mismo como nuestra herencia.
‘mas amplio y mas perfecto Tabernáculo’ Es más amplio para que quepamos todos y es mas perfecto porque Dios mismo lo hizo no el hombre.
v.12 “y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.”
¿Por qué menciona específicamente la sangre machos cabríos y de becerros? Porque que era los que se ofrecían para la expiación anual Números 15:24 “si el pecado fue hecho por yerro con ignorancia de la congregación, toda la congregación ofrecerá un novillo por holocausto en olor grato a Jehová, con su ofrenda y su libación conforme a la ley, y un macho cabrío en expiación.”
Jesús solo se presentó una vez y para siempre, con Su misma sangre, en el verdadero lugar Santísimo del cielo y obtuvo eterna redención. Ya toda la cuenta esta pagada para siempre; la provisión para pagar todas nuestras multas, pasadas, presentes y futuras ya esta pagada ¿Qué vas a hacer con este perdón?
Esto no es para que abuses del perdón sino que aproveches las oportunidades que Dios te da para que sigas luchando y cambiando. Si alguien abusa de ese perdón, no ha entendido el precio que se pagó y es probable que no haya nacido de nuevo porque no tiene la ley de Dios en su corazón por lo tanto no es salvo y necesita recibir el perdón que Él ofrece cuando se arrepientes y cree en Él como Señor y Salvador.
v.13-14 “Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne. 14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?
Esta es una comparación/pregunta: Si los símbolos tenían un poder para limpiar ¿cuánto mas el cumplimiento de todo eso en la sangre de Cristo tendrá una efectividad para limpiar hasta tu conciencia de modo que puedas servir al Dios vivo?
No dice que limpia tu conciencia “para orar al Dios vivo” sino ”servir al Dios vivo”. La meta es responder a toda la obra de Jesucristo de manera práctica: Ya te perdonó, ya te redimió, ya tienes acceso a Dios: Ahora sírvele con todo tu ser. El servir a Dios es un privilegio y un responsabilidad.
Tú y yo somos santificados para ser para ser puros. Esa es la meta de la santificación: ¡deja todos tus pecados ya!.

Leave a Reply