SOMOS DE ÉL Y NOS CONSAGRAMOS A SER DE ÉL

By March 21, 2016Blog

SOMOS DE ÉL Y NOS CONSAGRAMOS A SER DE ÉL

 1 Corintios 6:19-20

19 “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios…”

1 Corintios 10:22

“¿O provocaremos a celos al Señor? ¿Somos más fuertes que él?”  

 

REFLEXIÓN

En Antiguo Testamento Israel es descrito como la esposa del Señor y en el Nuevo Testamento la iglesia es descrita como la novia de Cristo, esperando el día de las bodas del Cordero, no sólo como grupo sino también como individuos. Los que somos Su pueblo, somos de Él y Él no nos comparte con nadie y de acuerdo a lo que nos dice en Su Palabra tenemos dos opciones: o somos orgullosos (amadores de este mundo e infieles a Él) y Él nos resiste y/o confronta; o somos humildes (confiando en Dios al punto de someternos y consagrarnos) y Él nos da más gracia. La gracia extra que nos da es para que podamos resistir esta inclinación o tendencia a ser seducidos por el mundo.

De la humildad brota la sumisión, de la sumisión el arrepentimiento sincero y del arrepentimiento sincero la dedicación a Dios. Juntamente con la sumisión humilde, se manifiesta el resistir la mundanalidad y al diablo. Resistir al diablo es resistir el espíritu de soberbia e incredulidad que provoca que Dios nos resista. Al diablo se le resiste cuando confiamos en Dios al punto de someternos a Él para resistir la mundanalidad a pesar de que nuestras emociones, racionalización u obstinación digan lo contrario.

Pídele al Padre Espíritu sabiduría y revelación sobre estos textos y mientras dialogas con Él.

Leave a Reply