Lo Que es la Fe

By October 12, 2016Blog

Lo Que es la Fe
Hebreos 11:1-3
“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. 2 Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos. 3 Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.”

INTRODUCCIÓN
Después de que el escritor ha afirmado la verdad en sus mentes y los ha preparado contra las tentaciones a las que estaban constantemente expuestos para abandonar la fe por la presión de sus compatriotas; ahora procede a darles mas medios para seguir firmes y constantes viviendo la vida cristiana, a pesar de que habían sido objeto de agresión y todavía iban a ser afrentados con mayor furia. Les declara que el único medio por el que pueden ser preservados, y mantenerse constantes es por la fe.
Los principios de la exhortación que les ha dado son los siguientes: ‘Los que dan marcha atrás, retroceden para su propia perdición. Pero sólo los que perseveran creyendo alcanzan la salvación del alma.” Solo una fe perseverante puede permitir que una persona haga el bien, y tenga una sumisión humilde y paciente a la voluntad de Dios, para obtener la gloria, el honor y la inmortalidad que el Evangelio promete.
El propósito del Hebreos 11 es poner en claro que los santos que vivieron en épocas anteriores fueron capaces de ser pacientes por la fe que tuvieron aun antes de recibir el cumplimiento de las promesas de Dios. Estos hombres y mujeres del Antiguo Testamento pudieron realizar tareas muy difíciles, soportar pruebas muy severas, y obtener bendiciones muy importantes por medio de la fe.
Es importante tener en cuenta que Hebreos 11 es una ampliación y ejemplificación de Hebreos 10:38-39 donde la fe que el escritor está ilustrando es la que preserva el alma impulsando la constancia bajo todo tipo de pruebas.
v.1 “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” Es decir, la fe le da certeza a nuestra esperanza y demuestra las cosas que aun no se ven. La fe cree las cosas que están aún por venir, nos da una certeza de lo que esta oculto de los sentidos y de la razón humana. La fe nos da la evidencia, y nos convence de modo que nos permite entender y actuar. Es decir que la fe entiende y actúa. Salmo 116:10 “Creí; por tanto hablé”
La fe es creer el testimonio de Dios. Funciona en referencia a los temas futuros o las cosas invisibles al punto que afecta el alma. La fe es mucho mas que simplemente decir “si” a alguna cosa revelada o declarada por Dios; es una persuasión firme de lo que esperamos, porque le asegura al que tiene fe que no solo esas cosas existen, sino que a través del poder y la fidelidad de Dios las poseeremos. Así se vuelve la base de la expectativa cristiana. La Palabra de Dios es el fundamento efectivo en cual reposa nuestra esperanza. La fe y la confianza son inseparables: porque contamos con la habilidad y la fidelidad del que ha prometido y estamos confiados de recibir las cosas prometidas que estamos esperando.
La fe proporciona la base para pararnos firmes, mientras esperamos el cumplimiento de las promesas de Dios. La fe le suministra al corazón un apoyo seguro durante la espera. La fe le cree a Dios sabiendo que Él es veraz y así el corazón puede estar anclado para mantenerse constante, no importa cuán feroz sea la tormenta ni que tan prolongada sea la temporada de espera. Hebreos 11:13 “Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.”
La fe que proviene de Dios descansa en las promesas y verdades que Él ha hablado, espera con paciencia que se cumplan y le da al alma un poder y una realidad presente como si ya poseyera lo que espera. El que le cree a Dios está satisfecho con la seguridad que ofrecen Sus promesas y actúa bajo el pleno convencimiento de que Él no dejará de cumplir Sus compromisos; por tanto esta lleno de alegría y gloria.
La fe no ve las cosas que han venir con pensamientos fríos sino que les imparte vida y realidad. La fe hace mas que solo darle una apariencia imaginaria a las cosas, mas bien les da una substancia real. No necesitamos ascender al cielo para comprobar que existe porque la fe hace cercanas las cosas que están lejos. Romanos 10:6 “Pero la justicia que es por la fe dice así: No digas en tu corazón: ¿Quién subirá al cielo? (esto es, para traer abajo a Cristo);” Al creer en Cristo Él se vuelve nuestro. Entonces la fe le permite al cristiano alabar el Señor por las bendiciones futuras como si ya tuviera posesión completa de ellas.
¿Cómo es que la fe le trae al corazón la subsistencia presente a las cosas del futuro? Primero extrae la verdad que contienen las promesas de Dios. (Isaías 66:11) después convierte las promesas en alimento para el alma. (Jeremías 15:16) y al final nos concede una experiencia de poder para actuar sobre esas promesas. Cuando la verdad divina es apropiada y asimilada se vuelve poderosamente práctica en el alma.
Muchos dicen creer pero ¿qué influencia tiene su esperanza sobre ellos? Es decir ¿Cómo son afectados por las cosas que afirman creer? Digo que creo que el pecado es la cosa mas atroz como dice la Biblia pero entonces ¿realmente temo pecar, aborrezco el pecado y lo evito? Creo que dentro de no mucho tiempo me presentaré ante el tribunal de Cristo, pero entonces ¿muestra mi conducta que estoy viviendo a la luz de ese día solemne? Creo que el mundo es una vanidad ilusoria pero ¿realmente desprecio las falsedades que el mundo ofrece? Creo que Dios suplirá todas mis necesidades pero todavía ¿temo el mañana? Creo que la oración es un medio esencial para crecer en la gracia pero ¿realmente paso mucho tiempo en el lugar secreto? Creo que Cristo va a regresar de nuevo pero ¿soy realmente diligente cuando Él me pide que tenga mi lámpara arreglada y encendida? La fe es evidente por sus frutos, obras y efectos. Santiago 2:17 “la fe por sí sola no es suficiente. A menos que produzca buenas acciones, está muerta y es inútil.”
– La “certeza” es la convicción de que las cosas divinas son verdaderas. Para los incrédulos las cosas reveladas en la Palabra de Dios que son invisibles, espirituales y futuras; les parecen dudosas e irreales, porque no tienen ningún medio para percibirlas 1 Corintios 2:14 “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.” Pero los hijos de Dios “Ven al Invisible” (Hebreos 11:27).
Ilustración: Dos hombres están de pie en la cubierta de un barco mirando hacia el horizonte lejano; uno no ve nada, pero el otro describe los detalles de un barco a la distancia. El primero tiene sólo su visión sin ayuda alguna, ¡pero el segundo hombre esta usando un telescopio! La fe que Dios otorga es como un lente de gran alcance que nos permite ver un objeto que esta más allá del alcance de la visión natural. La fe demuestra las cosas divinas y futuras de modo que nos proporciona una convicción interior de su existencia.
El hombre natural prefiere la vida de los cinco sentidos y no creer nada más de lo que es capaz de demostrar científicamente. Cuando se le presentan las cosas eternas, pero invisibles, está lleno de argumentos contra ellas. Así que las objeciones de la incredulidad, agitadas por a la actividad de los “dardos de fuego de Satanás” solo pueden ser apagados por el escudo de la fe. Cuando el Espíritu Santo renueva el corazón, se rompe el poder dominante de la incredulidad y la fe puede afirmar con vehemencia: “Dios lo ha dicho, así que debe ser verdad.”
La fe convence al entendimiento que esta siendo atacado por la fuerza de los argumentos humanos y diabólicos para creer la certeza de todo lo que Dios ha hablado. La convicción es tan poderosa que el corazón se ve influenciado y la voluntad se mueve para adaptarse a lo que Dios ha dicho. Esto es lo que hace que los cristianos a abandonen los “placeres temporales del pecado” (Hebreos 11:25), porque por la fe echa mano de las “delicias que está a la diestra de Dios que son satisfactorias para siempre” (Salmo 16:11).
Para la incredulidad, los objetos que Dios pone frente a nosotros en Su Palabra le parecen irreales y poco probables, nebulosos y vagos. Pero la fe visualiza lo no visto, dándole la certeza de las cosas que se esperan y la realidad de las cosas invisibles. La fe es nos da poder para superar los razonamientos convincentes y carnales, los prejuicios, y excusas de la carne. La fe ilumina el juicio, moldea el corazón, mueve la voluntad, y reforma la vida. Nos saca de las vanidades terrenales del mundo, y nos ocupa con las realidades divinas, espirituales y eternas. La fue se vuelve osada contra el desaliento, se ríe de las dificultades, resiste al diablo, y triunfa sobre las tentaciones. Lo hace porque une el alma a Dios y encuentra su fuerza en Él. Por lo tanto la fe es algo sobrenatural.
v.2 “Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos” Aquí se refiere a los santos que vivieron en el Antiguo Testamento. No fue por su amabilidad, sinceridad, seriedad, o cualquier otra virtud natural, sino por medio de la fe que “alcanzaron buen testimonio.” Esta declaración fue hecha por el escritor con el fin de recordarles a los hebreos que sus ancestros piadosos fueron justificados por la fe, y al final del capítulo se muestra que la fe era el principio de toda su obediencia, servicio eminente y sufrimientos pacientes por Dios. Por lo tanto los que se unen a ellos espiritualmente deben tener algo más ser descendientes naturales de ellos.
No era la fe que había en ellos sino que por ella alcanzaron buen testimonio, no había nada meritorio en sí mismos. La fe de Abel echó mano de Cristo como debe hacerlo la nuestra. Dios sólo ha tenido un camino de salvación desde que el pecado entró en el mundo: “por gracia, mediante la fe, no por obras.” (Efesios 2:8-9) Se equivocan quienes suponen que las personas del antiguo pacto se salvaron por guardar la ley. Los “padres” tenían las mismas promesas que tenemos nosotros: no simplemente Canaán, sino los cielos mismos Hebreos 11:16 “Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad.”
– “alcanzaron buen testimonio” Dios se encargó de que se guardara un registro (completo en el Cielo, en parte transcrito en las Escrituras) de todos los actos de la fe de estos hombres. Dios ha dado testimonio de que Enoc “caminó con Él” (Génesis 5:24), de que David era “un hombre conforme a su corazón” (1 Samuel 13:14), de que Abraham era Su “amigo” (2 Crónicas 20:7). Dios les dio Su Espíritu el cual les aseguró que fueron aceptados Hechos 15:8 “Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio.” Que todos aprendamos a apreciar lo que Dios aprecia: Valoremos a un cristiano no por su intelecto, encantos naturales, o posición social, sino por su fe, evidenciada por un caminar obediente y una vida santa.
v.3 “Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.”
Aquí el autor refuerza lo que hemos dicho que la fe es el medio para obtener percepción espiritual y entender. La fe no es ciega sino es mas bien un convencimiento inteligente de la veracidad dela Palabra de Dios.
A la luz de la Biblia los cristianos no son los crédulos tontos que el mundo dice, mas bien los tontos son aquellos que son “lentos para creer las Escrituras’ como lo dijo Jesús (Lucas 24:25). A través de la fe en lo que ha sido revelado en la Biblia sabemos que el universo fue creado y formado por Dios lo cual nos lleva mas allá de los limites del entendimiento humano científico que siegue siendo limitado. El universo no se produjo a sí mismo, Dios lo hizo con gran exactitud por medio de Su palabra; de modo que las cosas que vemos surgieron de las que no vemos con nuestros sentidos.
– “el universo” El universo abarca todas las cosas que hay en el mundo natural y espiritual las cuales fueron creadas por Dios incluyendo los ángeles, las estrellas, las galaxias y todo lo que hay en ellas y son sostenidas por Él.
Juan 1:3 “Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.”
Colosenses 1:16-17 “Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. 17 Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten.”

PREGUNTAS DE REFLEXIÓN
De acuerdo a estos versículos ¿qué es la fe?
¿Consideras que tienes fe?
¿Como puedes crecer en tu fe y en qué necesitas aplicarla?
¿Qué es lo que Dios valora de una persona al punto que da testimonio de él o ella?

Leave a Reply