LA HUMILDAD DE CRISTO

By February 26, 2016Blog

LA HUMILDAD DE CRISTO

“3 Sabía Jesús que el Padre había puesto todas las cosas bajo su dominio, y que había salido de Dios y a él volvía; 4 así que se levantó de la mesa, se quitó el manto y se ató una toalla a la cintura. 5 Luego echó agua en un recipiente y comenzó a lavarles los pies a sus discípulos y a secárselos con la toalla que llevaba a la cintura… 12 Cuando terminó de lavarles los pies, se puso el manto y volvió a su lugar. Entonces les dijo: —¿Entienden lo que he hecho con ustedes? 13 Ustedes me llaman Maestro y Señor, y dicen bien, porque lo soy. 14 Pues si yo, el Señor y el Maestro, les he lavado los pies, también ustedes deben lavarse los pies los unos a los otros. 15 Les he puesto el ejemplo, para que hagan lo mismo que yo he hecho con ustedes. 16 Ciertamente les aseguro que ningún siervo es más que su amo, y ningún mensajero es más que el que lo envió. 17 ¿Entienden esto? Dichosos serán si lo ponen en práctica” Juan 13:3-5

Reflexión
Cuando Jesús vino a esta tierra una de las virtudes que desplegó notoriamente fue la humildad. Dios es totalmente glorioso pero es sumamente humilde. Si observamos detenidamente la vida de Jesús nos daremos cuenta de que la raíz de la efectividad de todo Su ministerio se basó en que tomó un lugar de total subordinación al Padre dándole a Él todo el honor y la gloria.
Por otra parte la naturaleza caída del ser humano lo que exhibe es el orgullo. El mismo diablo llegó a ser lo que es por su orgullo. En el cielo y en la tierra, el orgullo o la auto-exaltación es la puerta al mismo infierno. Andrew Murray escribió: “Admitamos que no hay nada tan natural en el hombre, nada tan traicionero y escondido de nuestra vista, nada tan difícil y peligroso como el orgullo… la falta de humildad es la explicación de todo defecto y falla.”

Pídele al Padre Espíritu sabiduría y revelación sobre estos textos y mientras dialogas con Él

Leave a Reply