La Grandeza y La Obra de Jesús

By June 6, 2016Blog

La Grandeza y La Obra de Jesús
Hebreos 10:1-10
El autor inspirado por el Espíritu Santo ha demostrado la superioridad de Cristo sobre los ángeles 1:4 (Salmo 97:7) ; sobre Aarón 6:20 (Salmo 110:4); sobre Abraham 7:6 sobre el antiguo pacto 8:8 (Jeremías 31:31); ahora va a demostrar la superioridad de Cristo sobre los mismos sacrificios 10:1 (Salmo 40:6-8).
Esta carta ha de haber sido un shock para los destinatarios; todo lo que habían creído, estaba pasando a otro nivel y la pregunta es ¿iban a estar dispuestos a ser enseñados y aceptar lo que Dios estaba hablando? o ¿seguirían aferrados a las cosas que les eran conocidas y familiares? Los judíos tenían su esperanza puesta en los sacrificios pero muy pronto y hasta el día de hoy no han podido llevarlos a cabo.
En el últimos versículo del capítulo anterior (9:28) dice: “así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.” Vemos como se unen dos cosas: la cruz de Cristo y Su segunda venida. Y lo que se haya en medio de esos dos eventos es nuestra vida en la tierra y es de lo que va a hablar en los siguientes capítulos.
Lo que se presenta en Hebreos 10:1-20 es la posición perfecta delante de Dios que el creyente regenerado tiene ahora, y su privilegio como adorador de entrar en el espíritu a la corte celestial mientras espera aquí abajo el regreso prometido de su Salvador. Después de haber demostrado en el capítulo 9 que la expiación se ha logrado y que los cielos fueron purificados cuando el Redentor entró en el Lugar Santísimo; el Espíritu ahora enfatiza el hecho de que el creyente ha sido equipado para acercarse a Dios mismo como un adorador limpio y aceptado. Estos versículos le dan al adorador una confianza total para estar delante de Dios.
v.1 “Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan.”
• Porque la ley, teniendo la sombra” La razón por la que los sacrificios que se ofrecían continuamente nunca podían hacer perfectos a los que se acercaban es porque solo eran una sombra, no el cumplimiento definitivo.
Colosenses 2:17 “todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo.” No era posible que la muerte de un animal satisficiera la justicia de Dios, era solo el antecedente de algo que iba a suceder después.
“Bienes venideros” Se refiere a todas la bendiciones y privilegios que han venido a la iglesia como consecuencia de que Jesús se hiciera hombre y cumpliera con Su oficio.
“nunca puede…hacer perfectos a los que por él por él se acercan,” ser perfecto, se refiere al estado legal delante de Dios y a la cercanía que nos da la obra de Cristo. Nosotros hablamos muy fácilmente de acercarnos a Dios pero las diferentes religiones solo intentan sin saber si lo conseguirán. En Cristo hay certeza.                Una pregunta que surge: ¿Por que Dios ordenó estos sacrificios si sabía que no podían tener un efecto duradero? Dios quería que mantuvieran en la mente del adorador el juicio sobre el pecado y que les apuntara al Cordero de Dios que sí quita para siempre el pecado del mundo.
v.2 “De otra manera cesarían de ofrecerse, pues los que tributan este culto, limpios una vez, no tendrían ya más conciencia de pecado.”
El hecho de que tuvieran que repetirse tanto, prueba su ineficacia. Había un defecto en los mismos sacrificios, porque en realidad eran inadecuados para compensar el daño causado a la gloria de Dios y no podían reparar la pérdida de Su honor. Por su parte la expiación de Cristo tiene una eficacia perpetua a Dios, y siempre está a disposición de los que creen. No importa cuántas veces se aplique, su poder nunca se desvanece y su valor nunca disminuye.
“no tendrían ya más conciencia de pecado” No quiere decir que ya no tengamos conciencia del pecado, porque de hecho el que ha nacido de nuevo es el que más consciencia tiene de pecado como lo dice: 1 Juan 1:8-9 “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. 9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.”
Todos necesitamos arrepentirnos y confesar nuestros pecados para recibir la misericordia que viene del trono de la gracia a través del sacrificio de Cristo. Proverbios 28:13 “Quien encubre su pecado jamás prospera; quien lo confiesa y lo deja, halla perdón.”
Este versículo se refiere a ser libres de un sentido de terror por el castigo que nos merecemos. Es decir que ya Dios no nos inculpará de esos pecados jamás. Romanos 8:1 “Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús.” Es verdad que la paga del pecado es muerte pero Jesús ya llevó la muerte para darnos vida.
Los sacrificios sí quitaban el pecado delante de Dios Levítico 4:31 “…y el sacerdote la quemará toda [la grasa] en el altar, como aroma grato al Señor. Así el sacerdote hará expiación por él, y su pecado le será perdonado.” Pero no colocaban un fundamento para un descanso y paz permanente. Hebreos 10:14 “Porque con un solo sacrificio ha hecho perfectos para siempre a los que está santificando.”
El Evangelio nos da a conocer cómo los que pecan, pueden disfrutar de la paz con Dios por una confesión diaria de sus pecados a Dios (es decir, juzgarse a sí mismos por sus pecados y verdaderamente arrepentirse de ellos 1 Co 11:31 “Si nos examináramos bien a nosotros mismos, el Señor no tendría que castigarnos.”) para apropiarse diariamente del poder limpiador de la preciosa sangre de Cristo de las impurezas de su diario andar. Ellos lo hacían una vez al año v.3 “Pero en estos sacrificios cada año se hace memoria de los pecados.” pero nosotros confesamos diario nuestros pecados con la seguridad de que el sacrificio de nuestro Cordero fue una vez y para siempre.                                                                                                              La confesión del pecado es tan necesaria en el nuevo pacto como lo fue bajo el antiguo, pero con un fin completamente diferente: no es como una parte de la compensación por la culpa, ni como medio apaciguar la conciencia para que podamos todavía seguir en el pecado; sino que nos llena de humildad, para inducir a una mayor vigilancia contra el pecado, para glorificar a Dios por la misericordia que nos ofrece, y para obtener un sentido de Su perdón en nuestras propias almas.
Miqueas 6:6-8 “¿Con qué me presentaré ante Jehová, y adoraré al Dios Altísimo? ¿Me presentaré ante él con holocaustos, con becerros de un año? 7 ¿Se agradará Jehová de millares de carneros, o de diez mil arroyos de aceite? ¿Daré mi primogénito por mi rebelión, el fruto de mis entrañas por el pecado de mi alma? 8 Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.
v.4 “porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados.”
“no puede quitar los pecados“ Se refiere a quitar los pecados delante de Juez de toda la tierra y de la consciencia del hombre. La sangre de los animales ofrecidos en sacrificio fue diseñada por Dios para representar la forma en que se puede quitar el pecado, pero no por el efecto de sí misma. Debemos tener en cuenta que el pecado no es solo violar un sistema de reglas, es ofender al Dios que las estableció. Y esos animales no podían remover la ofensa contra Dios y precisamente ahí es donde entra Cristo…
v.5 “Por lo cual, entrando en el mundo dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste; Mas me preparaste cuerpo.”
Citando el Salmo 40 demuestra como el sacrificio de Cristo es mejor. Jesús esta hablando con Su Padre aquí y el Espíritu Santo nos permite escuchar uno de los gloriosos diálogos entre la Trinidad. Se puede ver la gracia sorprendente y la sabiduría del Padre y la inigualable obediencia del Hijo y el acuerdo legal entre ambos en cuanto a la obra de redención para la salvación de la Iglesia.
• Por lo cual entrando en el mundo: Esta frase es una respuesta… como los sacrificios no eran suficientes entonces Cristo se ofrece no para presentar otros sacrificios infructuosos, sino para hacer la voluntad de Dios.
Jesús no envió un embajador, se ofreció a Sí mismo y no vino en la forma de Dios sino como un siervo, de hecho vino bajo la ley Gálatas 4:4 “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley.”
Esto es una maravilla: cuando el pecado del hombre y su total impotencia para liberarse de su terrible miseria había sido completamente demostrada; cuando la insuficiencia del judaísmo y la impotencia de los sacrificios levíticos se había manifestado; Entonces le pareció bien al Hijo encarnarse, ejecutar el propósito eterno de la Trinidad, cumplir con los términos del pacto eterno, cumplir las profecías y promesas del Antiguo Testamento, y llevar a cabo esa obra estupenda que traería un aumento incalculable de alabanza al Dios que es uno y es tres, glorificarlo por encima de todas Sus otras obras, quitar los pecados de Su pueblo, y proveer para ellos una justicia perfecta y eterna, que les daría derecho y les capacitaría para habitar para siempre en la casa del Padre Celestial.
Surge otra pregunta: ¿por qué dice que no quería sacrificios si Él mismo los instituyó? Esto resuelve al entender que Dios sí los señaló pero (Hebreos 10:8 “Diciendo primero: Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron (las cuales cosas se ofrecen según la ley).” Lo que estaba diciendo desde el Antiguo Testamento es que ya no quería mas esos sacrificios, los hombres los habían convertido en un rito sin significado
Isaías 1:11 “¿Para qué me sirve, dice Jehová, la multitud de vuestros sacrificios? Hastiado estoy de holocaustos de carneros y de sebo de animales gordos; no quiero sangre de bueyes, ni de ovejas, ni de machos cabríos.”
• “Mas me preparaste cuerpo.” Por eso preparó el cuerpo humano de Cristo. Eso solo pudo hacer el Padre por el Espíritu Santo, como se le dijo a María en Lucas 1:35 “Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.”
Parece haber una discrepancia entre el Salmo 40 y esta cita de Hebreos pero en realidad es lo mismo: “me preparaste un cuerpo” y “has abierto [perforado] mis oídos” se refiere al Hijo dispuesto a hacer la voluntad del Padre. Los oídos pertenecen a un cuerpo.
También se refiere a la total rendición del Hijo como un esclavo por amor Éxodo 21:6 “Si el esclavo llega a declarar: “Yo no quiero recobrar mi libertad, pues les tengo cariño a mi amo, a mi mujer y a mis hijos”, 6 el amo lo hará comparecer ante los jueces, luego lo llevará a una puerta, o al marco de una puerta, y allí le horadará [perforará] la oreja con un punzón. Así el esclavo se quedará de por vida con su amo.”
Eso fue lo que hizo Jesus Filipenses 2:7 “Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos.”
PREGUNTAS DE REFLEXIÓN
1. ¿Te pones a cuentas con Dios cada día por los pecado cometidos o simplemente los ignoras?
2. ¿El hecho de saber que Dios te perdona te da permiso permiso para seguir pecando? Si o No, explica…
3. Si Jesús se entregó totalmente por amor al Padre para salvarte ¿cuál debe ser tu respuesta ante ese amor?

Leave a Reply