La Fe de Abel

By October 24, 2016Blog

La Fe de Abel
Hebreos 11:4

“Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella.”
“Por la fe” Este versículo describe el principio de la vida de fe. Abel fue el primero que agradó a Dios por su fe. Al ver que Abel trajo este sacrificio quiere decir que Dios le había revelado Su voluntad y que él la creyó actuó conforme a lo que Dios dijo.
Romanos 10:17 “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.”
Hay diferentes formas de oír, una es para ser informado y otra para ser influenciado
Génesis 3:21 “Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió”
– Para que un pecador esté delante del Dios Santo, necesita estar cubierto.
– Lo que fue hecho de manufactura humana era inútil. Génesis 3:7 “Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales.”
– Dios mismo debe proveer la cobertura que se requiere.
– Esta cobertura solo podía ser obtenida por la muerte del animal lo cual implica el derramamiento de sangre.
“Abel ofreció a Dios”
Génesis 4:4
“Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda”
La fe fue el motivo de la acción de Abel y fue lo que hizo que su ofrenda fuera mejor que la de Caín.
“trajo” Su acción está en marcando contraste de sus padres. Adán y Eva huyeron de la presencia de Dios, pero un sentido de necesidad le hizo a Abel buscar al Señor.
Génesis 3:8 “Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto.”
“de lo más gordo” Esta mención específica nos dice que el cordero fue muerto para ofrecérselo a Dios.
Abel reconoció que…
– Dios era justo en haber sacado al hombre caído del Edén (Génesis 3:24).
– Era un pecador culpable, y que lo que se merecía era la muerte.
– Dios era santo, y debía castigar el pecado.
– Dios es misericordioso, y esta dispuesto a aceptar la muerte de un sustituto inocente en su lugar.
– Buscaba la aceptación de Dios en Cristo. Así lo hacían los Hebreos, por la fe colocaban la sangre de sus ovejas entre sus pecados y la justicia vengadora de Dios. como un tipo de Aquel que es “el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.”
”más excelente que la de Caín.” Caín no era infiel, porque reconocía la existencia de Dios; ni era irreverente, porque se presentó como un adorador; pero se rehusó a hacer las cosas a la manera de Dios. El “camino de Caín” es el camino de la propia voluntad, de incredulidad, de la desobediencia, y de la hipocresía religiosa.
La ofrenda de Caín:

– Se trataba de una ofrenda sin sangre, Hebreos 9:22 “sin derramamiento de sangre no se hace remisión”
– Era solo el fruto de su propio esfuerzo e ideas.
– Ignoró deliberadamente la sentencia de Dios y lo hizo a su manera Génesis 4:7 “Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.”
– Despreció la gracia dada a conocer en Génesis 3:21 “Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió.” Él no pensaba que su caso fuera tan desesperado que lo que le correspondía era la muerte.
La ofrenda de Abel:
– La ofreció en obediencia a la voluntad revelada de Dios
– La ofreció “por fe”
– Su fe obró por amor Gálatas 5:6 “porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor.”
– Su ofrenda bosquejaba el sacrificio de Cristo; el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.
Caín y Abel tipifican los dos sectores de la cristiandad.
Ambos nacieron fuera del Edén de padres pecadores pero decidieron actuar diferente. Mismas circunstancias resultados diferentes.
*APLICACIÓN:

1. Para servir a Dios no te apoyes en tus propias ideas o tendencias, adhiérete estrictamente a la revelación que Dios nos ha dado de Su voluntad. Proverbios 3:5
2. Toda obediencia, servicio y adoración deben partir de la fe, porque “sin fe es imposible agradar a Dios” (Hebreos 11:6).
3. Debes servir a Dios con lo mejor que tienes: “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres.” Colosenses 3:23
4. En todo lo que haces para Dios, debes saber que sólo en medida en la que esas obras se perfuman con con los méritos Cristo pueden contar con la aceptación de Dios. 1 Pedro 2:5 “vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.”
“Por lo cual alcanzó testimonio de que era justo” Abel no fue justificado por su sacrificio, sino al mostrar su fe por medio de esa ofrenda
1 Samuel 2:30 “yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco”
Al Señor le agradó el sacrificio de Abel y le aseguró que lo había sido aceptado, y que fue contado como justo delante de Él.
“dando Dios testimonio de sus ofrendas” Dios quiere que Sus hijos obedientes y creyentes sepan lo que Dios piensa de ellos.
Levítico 9:24 “Y salió fuego de delante de Jehová, y consumió sobre el altar el holocausto y la grasa.” Dios lo hizo muchas veces, con Elías 1 Reyes 18:38; con Gedeón Jueces 6:21; con Manoa Jueces 13:19; con David 1 Crónicas 21:26
Salmo 20:1-3
“Jehová te oiga en el día de conflicto; El nombre del Dios de Jacob te defienda. 2 Te envíe ayuda desde el santuario, Y desde Sion te sostenga.3 Haga memoria de todas tus ofrendas, Y acepte tu holocausto. Selah”
“y muerto aun habla por ellas.” El mensaje de la vida de Abel es una predicación que todavía resuena. ¿Cómo murió? Por la mano asesina de un hipócrita religioso que lo odiaba. Aquellos a quienes Dios aprueba deben esperar ser desaprobados por los hombres, más particularmente por aquellos que profesan ser religiosos o muy justos.
Dios le hizo justicia a Abel y también se la hará todos los que padecen por Su causa Génesis 4:10 Dios le dijo a Caín: “la voz de la sangre de tu hermano, clama a mí desde la tierra.”
Abel es uno de los que están en Apocalipsis 6:9-10 “vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. 10 Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra?”
Lucas 18:7-8 “¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? 8 Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?”
PREGUNTAS DE REFLEXIÓN
¿Qué es lo que mas te impactó de este mensaje?
¿Cómo puede tu fe respaldar lo que haces para que sea aceptado por Dios?
¿Estas ofreciéndole lo mejor de ti a Dios conforme a su voluntad? Explica como y por qué
¿Qué estorbo tienes y cómo puedes quitarlo?

Leave a Reply