El Pacto que Se Convirtió en Testamento

By May 18, 2016Blog

El Pacto que Se Convirtió en Testamento
Hebreos 9:15-28

En este pasaje volvemos a ver la excelencia de la obra de Cristo y la superioridad de Su Sumo Sacerdocio entrando al santuario celestial para presentarse ahora por nosotros ante Dios y quitar de en medio el pecado, dándonos una herencia eterna.
v.15 “Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto (Nuevo Testamento), para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.”
“por esto es mediador de un nuevo pacto (Nuevo Testamento)”
El autor inspirado por el Espíritu Santo le esta dando continuidad a lo que acaba de decir en el v.14 que la sangre de Cristo puede limpiar nuestra conciencia y darnos poder para servir por eso Jesús es mediador de un mejor pacto.
Jesús es el Testador y el Albacea, Esto es humanamente imposible pero Cristo sí puede. El Padre y el Hijo escribieron el Testamento, el Hijo murió y lo heredó pero como resucitó también puede asegurarse que será cumplido.
Jesús llevó a cabo muchas funciones. Un sólo un tipo de descripción no podría desplegar todos los beneficios que Él obtuvo. Cristo hace mucho más de lo que hace un profeta, un sacerdote, un rey, un fiador, un mediador, un esposo, un padre, un testador y tantas otras cosas más. Entre más de cerca observamos a Jesús en las Escrituras más amado será en nuestros corazones y mas fuerte será nuestra fe.
“para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto los llamados reciban la promesa de la herencia eterna“
El primer pacto no quitó las transgresiones, así que Jesús tuvo que morir para redimir esas transgresiones de tal forma que todos los llamados, desde el Antiguo hasta el Nuevo testamento, recibieran la promesa de la herencia eterna.
¿Cuál es esa herencia eterna? Es el Pacto eterno y es también el pacto de gracia 1 Pedro 1:3-4 “Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, 4 para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros.”
Jesús, como Mediador prepara la promesa del Espíritu Santo para comunicar A Su pueblo todas las cosas que la gracia provee para hacernos nuevas criaturas, lo que nos permite obedecer a Dios desde el principio hasta el fin. La victoria de Cristo garantiza nuestra victoria sobre el pecado.
Hebreos 13:20-21 “ Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno, 21 os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo; al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.” (También ver Hebreos 8:8-12).
Pablo oraba para que recibiéramos revelación de esta herencia Efesios 1:17-19 “para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, 18 alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, 19 y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos.”
los llamados reciban la promesa de la herencia eterna:
Los llamados son los herederos del Testamento 2 Timoteo 1:9 “quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos.”
Este Nuevo Pacto o Testamento…
Procede de la voluntad de Dios; Él lo hizo libremente Hebreos 6:17 “ Por lo cual, queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento.”
Contiene varios legados o dones: Todo lo que Cristo nos dejó y a Cristo le dejó a los llamados como Su herencia: Deuteronomio 32:9 “Porque la porción de Jehová es su pueblo; Jacob la heredad que le tocó.’ Para que sean coherederos con Él. (Romanos 8:17).
Es inalterable Gálatas 3:15 “Hermanos, hablo en términos humanos: Un pacto, aunque sea de hombre, una vez ratificado, nadie lo invalida, ni le añade.” Como es la naturaleza de un testamento no hay negociaciones ni estipulaciones que el hombre necesite cumplir o añadir Gálatas 3:18 “Porque si la herencia es por la ley, ya no es por la promesa; pero Dios la concedió a Abraham mediante la promesa.”
La muerte de Cristo ha asegurado la administración del mismo…
v.16-17 “Porque donde hay testamento, es necesario que intervenga muerte del testador. 17 Porque el testamento con la muerte se confirma; pues no es válido entre tanto que el testador vive.“
Para asegurarle a Su pueblo que sí iban a participar de los beneficios del pacto con Dios, la Cruz de Cristo convirtió el pacto en un Testamento. Así las condiciones del pacto por parte de Dios es decir, Sus requisitos; fueron cumplidos y eso se confirmó por la muerte del Testador. Cuando Cristo murió el Testamento se hizo efectivo. Cabe aclarar que el Testador no es el Padre sino el Hijo porque el Padre nunca ha muerto, el Hijo sí murió como hombre pero resucitó.
Lo que se encuentra en los v.16-23 es realidad un paréntesis que el autor hace con el propósito de mostrar porque era necesario que el Hijo encarnado muriera. Para los judíos no era lógico que el Mesías y el Sumo Sacerdote muriera pero aquí el apóstol da 3 razones por las que era necesario que Jesús muriera:
Un testamento demanda muerte del testador: Para pueda ser entregada la herencia. El “mediador” del “Antiguo Testamento” fue Moisés, y no fue hasta su muerte que Israel entró en su herencia, la tierra de Canaán; Cristo, como Moisés, debe morir antes de que la herencia pueda ser nuestra.
El perdón demanda sangre: v.22 “sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecados.” El juicio demanda un substituto.
El pacto demanda sangre para sellarlo…
v.18-22 “De donde ni aun el primer pacto fue instituido sin sangre. 19 Porque habiendo anunciado Moisés todos los mandamientos de la ley a todo el pueblo, tomó la sangre de los becerros y de los machos cabríos, con agua, lana escarlata e hisopo, y roció el mismo libro y también a todo el pueblo, 20 diciendo: Esta es la sangre del pacto que Dios os ha mandado. 21 Y además de esto, roció también con la sangre el tabernáculo y todos los vasos del ministerio. 22 Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión.”
Ambos pactos fueron instituidos con sangre porque se requería la muerte para remover el pecado. Esto fue exactamente lo Jesús dijo la noche antes de ser entregado Mateo 26:27-29 “Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; 28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.” Tenía que derramarse sangre para establecer el pacto que Dios había ordenado y en el Nuevo Pacto la sangre de Jesús una vez y para siempre lo confirma eternamente.
v.23-26 “Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas celestiales fuesen purificadas así; pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que estos 24 Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios; 25 y no para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena. 26 De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado.”
El apóstol regresa a sus pruebas de la superioridad del ministerio de Cristo sobre el de Aarón. Jesus se ha presentado en la consumación de los siglos para quitar el pecado mediante el sacrificio de Sí mismo.
v.27-28 “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, 28 así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.”
Cristo fue ofrecido una sola vez y nunca más volverá a morir mas bien va a aparecer por segunda vez pero ya sin relación con el pecado, no tendrá que hacer ninguna otra obra de expiación, mas bien salvará a todos los que le esperan. Lo que vemos en este pasaje es la seguridad total: el pasado que nos condenaba ha sido resuelto, en el presente nos da acceso a Dios y victoria sobre todo y en el futuro vendrá por nosotros.

PREGUNTAS DE REFLEXIÓN
¿Por qué consideras que eres heredero del Testamento de Jesús?
¿Como respondes sabiendo que Jesús te asegura una herencia eterna mediante Su sacrificio y oficio?
Ahora que conoces más de las funciones de Cristo ¿cómo te lleva a amarlo mas y a tener una fe mas fuerte?
¿Te sientes seguro respecto a tu futuro eterno? Explica porque…

Leave a Reply