Año Nuevo Vida Nueva

By December 27, 2014Blog

Tal vez muchos de nosotros todavía tenemos en la boca el sabor de las delicias culinarias que nos tocó degustar durante estas benditas fiestas con motivo del nacimiento de nuestro Salvador y ahora nos estamos preparando para el fin de año, sin duda otra celebración en la que de nuevo podemos disfrutar de otros guisos tradicionales. Tal vez algunos podemos ver como una vez mas se han añadido unas cuantas libras a este cuerpo que es tan difícil de controlar.

La frase ‘año nuevo vida nueva’ expresa el deseo de comenzar otra vez, es como si el inicio del calendario nos marcara una nueva oportunidad para corregir el rumbo y en realidad si lo es. La terminación del año sí puede ser un buen momento para analizar, ¿qué fue lo que sucedió en el año que esta por terminar? ¿Cual fue nuestro avance en lo espiritual, familiar, laboral, ministerial y físico? ¿Progresamos, nos estancamos, o avanzamos? ¿En que cosas podemos mejorar para aprovechar mejor el tiempo que Dios nos da sobre esta tierra?

El Espíritu Santo en la epístola a los Hebreos 12:1-3 nos da por lo menos cuatro principios para fomentar un progreso sostenido delante de Dios

“Por lo tanto, ya que estamos rodeados por una enorme multitud de testigos de la vida de fe, quitémonos todo peso que nos impida correr, especialmente el pecado que tan fácilmente nos hace tropezar. Y corramos con perseverancia la carrera que Dios nos ha puesto por delante. 2 Esto lo hacemos al fijar la mirada en Jesús, el campeón que inicia y perfecciona nuestra fe. Debido al gozo que le esperaba, Jesús soportó la cruz, sin importarle la vergüenza que esta representaba. Ahora está sentado en el lugar de honor, junto al trono de Dios. 3 Piensen en toda la hostilidad que soportó por parte de pecadores, así no se cansarán ni se darán por vencidos. 4 Después de todo, ustedes aún no han dado su vida en la lucha contra el pecado.”

  1. ya que estamos rodeados por una enorme multitud de testigos de la vida de fe” Muchos otros antes de nosotros, con las mismas limitaciones y aun peores circunstancias son una evidencia de que si tan solo cultivamos la vida de fe a través de oír Su voz cada día y ponernos de cuerdo con lo que Él dice confesándolo en cada circunstancia de nuestra vida podremos avanzar. En tu salud, tus finanzas, tus relaciones con otros mantente declarando todo lo que Dios ha dicho en Su Palabra.
  2. “quitémonos todo peso que nos impida correr, especialmente el pecado que tan fácilmente nos hace tropezar” He notado que un peso que asedia a muchos de los hijos de Dios y que les impide correr la carrera que tienen por delante, a parte de los malos hábitos y los temores, son las ofensas. En mi propia vida y en la de tantos otros, el decidir consciente o inconscientemente quedarse dolidos por cualquier tipo de ofensa nos impide progresar. Cuando aceptamos el argumento de que alguien ha sido injusto, o cruel o cualquier otra cosa que nos causa dolor y nos deleitamos en nuestra autolástima justificando nuestra distancia u hostilidad, dejamos de recibir la gracia de Dios y podemos estorbar lo que Dios quiere seguir haciendo en nosotros y a través de nosotros. Por otra parte nuestra lucha para hacer morir las obras de la carne debe ser algo en lo que no tomamos tregua, seguimos tomando la espada del Espíritu que es la Palabra de Dios creyéndola para matar esos deseos que a diario combaten dentro de nosotros.
  3. Y corramos con perseverancia la carrera que Dios nos ha puesto por delante” Todo crecimiento y toda carrera requiere paciencia. En nuestra inmadurez quisiéramos que todo fuera instantáneo pero la verdad es que aspectos como el progreso requieren paciencia y tenacidad, no te canses de seguir luchando, como dice Misty Edwards: ‘If you don’t quit, you win’ (si no te das por vencido, ganas)
  4. Esto lo hacemos al fijar la mirada en Jesús: Amo este texto porque nos da la clave de como podemos lograr estas tres cosas que nos parecen tan difíciles: se trata de poner nuestra mirada en Jesús, Él fue quien dio lugar a nuestra fe y quien la lleva a su estado mas culminante. Él sabe hacerlo muy bien, es nuestro campeón. Una de nuestra prioridades este año es cultivar la contemplación de Cristo cada día no solo en nuestro tiempo devocional sino a cada momento.

Jesús tenía un gozo que le esperaba y fue capaz de soportar la cruz sin importarle la vergüenza que le representaba y nosotros al ver nuestro héroe máximo podemos y debemos hacer lo mismo. Actualmente Él esta sentado a la diestra de la majestad de las Alturas en el lugar mas alto de honor que pueda haber en el universo y nosotros también tenemos un gozo inefable delante de nosotros porque hemos sido invitados a sentarnos a reinar con Él para siempre por eso estamos determinados a vencerlo todo sin importar los sacrificios o inconvenientes que represente, Él lo merece todo y la recompensa es inconmensurable. ¡¡Vamos adelante amada iglesia!! Como lo he dicho antes: Éste será el mejor año de tu vida.

Leave a Reply