Acérquense a Dios y Él se Acercará a Ustedes

By January 29, 2016Blog

Acérquense a Dios y Él se Acercará a Ustedes

Santiago 4:1-10

Hay muchas personas que quieren experimentar mas de la realidad de Dios y Él también desea manifestarse a ellos por eso ha determinado lo que debemos hacer para que eso suceda.

Dios ya ha dado el primer paso para acercarse a nosotros y ahora nos invita: ‘ahora acércate tú a mi y entonces Yo me acercaré más a ti con todo las gloriosas bendiciones que eso implica.’ El apóstol Santiago inspirado por el Espíritu Santo nos dice lo que nosotros podemos hacer de nuestro lado para que ese acercamiento ocurra, debemos remover todo estorbo. Santiago habla de tres aspectos en cuanto a la mundanalidad • La causa de la mundanalidad (v.1-2); Sus consecuencias (v.3-6) El remedio para la mundanalidad (v.7-10)

  1. La Causa:  El Espíritu Santo empieza con una pregunta ¿De dónde surgen las guerras y los conflictos entre ustedes? Entonces da la respuesta: De las malas pasiones que batallan en su interior.. Se refiere a la tendencia a hacer lo malo aun en el corazón regenerado por la gracia de Dios; esas pasiones combaten contra la razón y pervierten la evaluación que se lleva a cabo en el tribunal de la conciencia y llevan a considerar lo bueno como malo, y lo malo como bueno. En el (v.2)Santiago les dice: Ustedes podrían llegar a tener lo que realmente necesitan si en vez de tomar el camino del pleito tomaran el camino de la oración. Esta es la verdadera sabiduría, la cual está a nuestro alcance pero había un problema su forma de orar porque estaba afectada por el egoísmo.
  2. Las Consecuencias: Algunos sí le han pedido a Dios pero han pedido con una mala intención o de mala manera. La oración no es respondida a causa del mal fin que pretende, consciente o inconscientemente la persona pide por motivos egoístas y carnales. La meta es que al humillarnos delante de Dios y consagrarnos y estar en intimidad con Dios, escuchemos Su voz para hacer las oraciones con motivos puros las cuales Él responderá  toda seguridad, no por nuestros méritos sino por Su gracia Salmo 10:17 “El deseo de los humildes oíste, oh Jehová; Tú dispones su corazón, y haces atento tu oído. En el v.4 no nos esta hablando de un adulterio físico sino espiritual aunque obviamente Dios condena el adulterio físico pero aquí esta hablando de lo que pasa con Su pueblo a nivel espiritual. En el griego esta palabra esta en femenino: “¡Adúltera!” y es la línea de metáforas que vemos, en Antiguo Testamento en el cual Israel es la esposa del Señor y en el Nuevo Testamento la iglesia es la esposa de Cristo, no solo como grupo sino también como individuos. El adulterio es toda tolerancia al espíritu del mundo, es cuando el cristiano tiene otros amantes a los cuales ama mas que a su mismo marido. 1 Juan 2:15-16 La amistad con el mundo y la amistad con Dios son incompatibles, Es una posición radical, el que sigue al mundo se convierte en enemigo de Cristo y de Dios. v.5 Cuando nuestro espíritu se deja seducir por el espíritu de este mundo le provocamos a celos.  1 Corintios 6:19-20 “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.” Nosotros no queremos provocarle celos 1 Corintios 10:22 “¿O provocaremos a celos al Señor? ¿Somos más fuertes que él?“
  3. El Remedio: v.6-10: En estos 5 versículos  tenemos dos opciones: o somos orgullosos (amadores de este mundo) y Dios nos resiste y/o enfrenta; o somos humildes (confiando en Dios al punto de someternos) y Él nos da más gracia. La gracia extra que Dios nos da es para que podamos resistir esta inclinación o tendencia a ser seducidos por el mundo. Los humildes confían Sofonías 3:12 “Quedarán solo los sencillos y los humildes porque son ellos quienes confían en el nombre del Señor”. v.8a “Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes.” Estas frases nos exhortan a fomentar la comunión íntima con Dios; no van dirigidas a inconversos, sino a creyentes que se han alejado de su Dios, y han perdido (o disminuido considerablemente) la comunión con Él. Para volverse a Dios es necesario que, previamente, Dios se haya vuelto al hombre con su gracia y con la convicción de pecado que se requiere para percatarse del estado de condenación y anhelar la salvación. Jeremías 31:18b “conviérteme, y seré convertido, porque tú eres Jehová mi Dios.” v.8b Santiago, inspirado por el Espíritu Santo dice: “Limpien las manos pecadores, y purifiquen los corazones de tener una doble ánimo [dividido entre Dios y el mundo.”  Es muy similar a Joel 2:12-14a “Ahora bien —afirma el Señor —, vuélvanse a mí de todo corazón, con ayuno, llantos y lamentos.» 13 Rásguense el corazón y no las vestiduras. Vuélvanse al Señor su Dios, porque él es bondadoso y compasivo, lento para la ira y lleno de amor, cambia de parecer y no castiga. 14 Tal vez Dios reconsidere y cambie de parecer, y deje tras de sí una bendición.” También es similar a Malaquías 3:7 “Desde la época de sus antepasados se han apartado de mis preceptos y no los han guardado. Vuélvanse a mí, y yo me volveré a ustedes —dice el Señor Todopoderoso—. »Pero ustedes replican: “¿En qué sentido tenemos que volvernos. v.9-10a “Reconozcan sus miserias, lloren y laméntense. Que su risa se convierta en llanto, y su alegría en tristeza. 10 Humíllense delante del Señor,” Este llamado es el mismo de Mateo 5:3-4 8 “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. 4 Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación… 8 Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.” El que se humilla delante de Dios y se somete a Él, purifica el corazón es decir, le quita la mezcla que llevaba de inclinación hacia Dios y hacia el mundo, quedando así, todo y solamente para el señor. v.10b “…y él los exaltará.” Tienes que decidir quien quieres que te exalte el mundo o Dios. Los dos no pueden exaltarte al mismo tiempo.

Leave a Reply