El Llamado de Abraham

By November 18, 2016Blog

El Llamado de Abraham
Hebreos 11:8
“Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba.”
Introducción
Gálatas 3:29 “Y si ustedes son de Cristo, ciertamente linaje de Abraham son, y herederos según la promesa.”
De acuerdo a lo que la Biblia enseña, Abraham es el “padre de todos los creyentes” (Romanos 4:11); de los que somos salvos por gracia. Los que somos de Cristo demostramos que somos de la descendencia de Abraham cuando hacemos lo que él hizo.
Juan 8:39 “Respondieron y le dijeron: Nuestro padre es Abraham. Jesús les dijo: Si fueran hijos de Abraham, las obras de Abraham harían.”.
Desarrollo
v.8 “Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba.”
Génesis 12:1
“Pero Jehová había dicho a Abraham: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.”
Antes de que Dios lo llamara él estaba perdido; era un hombre común y corriente que provenía de Ur de los Caldeos donde abundaba la idolatría.
Isaías 51:2 “Mirad a Abraham vuestro padre, y a Sara que os dio a luz; porque cuando no era más que uno solo lo llamé, y lo bendije y lo multipliqué.”
Josué 24:2-3 “…Así dice Jehová, Dios de Israel: Vuestros padres habitaron antiguamente al otro lado del río, esto es, Taré, padre de Abraham y de Nacor; y servían a dioses extraños. 3 Y yo tomé a vuestro padre Abraham del otro lado del río, y lo traje por toda la tierra de Canaán, y aumenté su descendencia…”
No había nada bueno en Abraham para merecer el llamado de Dios sin embargo el Dios de la gloria se le apareció (Hechos 7:2). Esto mismo nos sucedió a nosotros cuando Dios nos “sacó de las tinieblas a Su luz admirable” (1 Pedro 2:9).
Por primera vez en la vida de Abraham Dios se volvió una realidad viviente y todo glorioso. Tarde o temprano esta debe ser la realidad personal de todo creyente. Una pregunta para ti hoy sería: ¿Se ha vuelto Dios una realidad viviente en tu alma? ¿Se ha manifestado en Su majestad para inspirarte? ¿Sabes de Dios más de lo que otros te cuentan o escriben de Él?
2 Corintios 4:6 “Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.”
– “Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre”
¿Por qué Dios le pidió algo así? Para probarle y para sacarlo de la corrupción; para demostrar el poder de Su gracia y eso es lo que el Padre ha hecho también con nosotros.

Gálatas 1:4 “el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre,”
Juan 15:19
“Si fueran del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque ustedes no son del mundo, antes yo los elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.”
Como ya no pertenecemos al mundo ni estamos en la carne, nos corresponde una conducta santa.
1 Pedro 2:11 “Queridos amigos, ya que son «extranjeros y residentes temporales», les advierto que se alejen de los deseos mundanos, que luchan contra el alma.”
Por eso no podemos casarnos o asociarnos con no creyentes
2 Corintios 6:14 “No se asocien íntimamente con los que son incrédulos. ¿Cómo puede la justicia asociarse con la maldad? ¿Cómo puede la luz vivir con las tinieblas?”
Los términos del llamado que Abraham recibió de Dios también son para nosotros: Se nos requiere una ruptura completa de nuestra antigua manera de vivir.
Colosenses 3:1-5 “Ya que han sido resucitados a una vida nueva con Cristo, pongan la mira en las verdades del cielo… 2 Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra. 3 Pues ustedes han muerto a esta vida, y su verdadera vida está escondida con Cristo en Dios. 4 Cuando Cristo —quien es la vida de ustedes— sea revelado a todo el mundo, ustedes participarán de toda su gloria. 5 Así que hagan morir las cosas pecaminosas y terrenales que acechan dentro de ustedes. No tengan nada que ver con la inmoralidad sexual, la impureza, las bajas pasiones y los malos deseos…”
A Abraham se le estaba pidiendo abandonar el lugar de sus afectos. Su vida ya no iba a estar regulada por su auto-determinación, su egolatría o auto-complacencia.
– “salió sin saber a dónde iba” Así es el llamado que Dios nos hace; es contrario a nuestra naturaleza el separamos del mundo y crucificar la carne.
Mateo 16:24 “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.”
El llamado incluye vivir en una sujeción completa a Dios. Los hijos de Abraham traen esta semejanza; él se rindió al Señorío de Dios y se dejó guiar por Su sabiduría como Dios lo dispusiera.
El primer acto de la fe de quienes son salvos consiste en tener un encuentro con la infinita grandeza, bondad y las excelencias de la naturaleza de Dios, de tal forma que le damos prioridad a Su llamado, Su mandato y promesa.
La obediencia es producto de la fe. La fe “obra por amor” (Gálatas 5:6) se llena con el amor de Dios y es impulsada a obedecer lo que Dios dice.
Gálatas 2:20 “lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.”
Tu seguirías a alguien sin saber a donde te va a llevar únicamente si confiaras totalmente en esa persona. Y eso es lo que somos llamados a hacer, como Abraham respondió cuando Dios lo llamó, con una confianza absoluta que produce una obediencia total.
Mucha de los cristianos nominales que nos rodean no aprobarán el que nos apeguemos tanto a lo que Dios dice, así como seguramente sucedió con los vecinos de Abraham.
– “para salir al lugar que había de recibir como herencia.” La herencia de Abraham era Canaán lo cual era un tipo del cielo. Si Abraham no hubiera tomado la decisión radical de salir de su antigua manera de vivir y dejar Caldea nunca hubiera alcanzado la tierra prometida. Así nosotros, aunque la herencia eterna es por gracia, Dios ha marcado un “Camino Angosto” que “conduce a la vida” y solo los que lo siguen entran al cielo.
Creciendo en confianza y obediencia en medio de la debilidad
Es verdad que la obediencia de Abraham no fue perfecta pero precisamente por eso su ejemplo es mas alcanzable.
Génesis 11:31-21-1 “Y tomó Taré a Abram su hijo, y a Lot hijo de Harán, hijo de su hijo, y a Sarai su nuera, mujer de Abram su hijo, y salió con ellos de Ur de los caldeos, para ir a la tierra de Canaán; y vinieron hasta Harán, y se quedaron allí. 12:1 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela…”
Al principio su obediencia fue parcial y lenta; los afectos de su carne le impidieron una obediencia total pero vemos como su nivel de fe y obediencia fue creciendo al punto que fue capaz de sacrificar a su propio hijo. Así que las fallas de Abraham no son una excusa para justificar nuestra obediencia parcial y lenta sino mas bien para movernos a ir creciendo cada vez mas hasta llegar a una obediencia total por la confianza que vamos cultivando en Dios cada vez mas. Aunque Abraham falló, no hubo falla en Dios, al contrario fue paciente con Él.
1 Pedro 5:10 “Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.”
PREGUNTAS DE REFLEXIÓN
¿Crees que eres un hijo(a) de Abraham? ¿Por qué sí o porque no? Si tu respuesta es si ¿como lo demuestras?
¿Se ha vuelto Dios una realidad viviente para tu alma? ¿Sabes de Dios más de lo que otros te cuentan o escriben de Él?
¿Por qué Dios le pidió a Abraham que dejara su tierra y a sus parientes y que tiene que ver esto contigo?
¿En qué áreas necesitas confiar mas en Dios para obedecerlo mas y mejor?
¿Qué puedes hacer para crecer en tu fe en Dios?

Leave a Reply